sábado, 13 de junio de 2015

Inazuma Eleven Dreams: Cap 12. ¡Un mundo de locos!

Narra Silvia: 
Erik me había llamado después de cenar. No sabía para qué, pero sí he de decir que le hecho mucho de menos. Desde que entró al Unicorn, no le he vuelto a ver, le hecho en falta. Hay que ver, Sil... -Me decía Bobby... OMG Eriiiik... A ver, que parezco una Yandere... 

Narra Darren:
El capitán a conseguido una nueva súper técnica, y... ¡Es una pasada! Pero... ¿Me estoy quedando atrás? Creo que... Sí... ¿Necesito una súper técnica nueva? Sí... ¡¡HOY ES DÍA DE DESCANSO, PERO ME VOY A PONER A ENTRENAR, YA DE YA!! Además, hay un campo precioso con vistas preciosas, me voy a llevar la máquina de tiros, y voy a pararlos todos.

Narra Hikari: 
¿¿Día de descanso?? ¿Por qué? Yo quería ver como jugaban las nuevas, que por cierto, no viven en el albergue, si no en una casa, allí viven los padres de Namina, su hermano y Sheyla. Yo había madrugado, (y no para ver a Paolo) bajé a la cocina y me encontré a Camellia haciendo sandwiches para el almuerzo. Cogí una taza, la llené de leche y la metí al microondas, luego le eché ColaCao y lo revolví bien, finalmente me lo bebí, dejé la taza en el fregadero, cogí mi bolsa y mi balón de fútbol y fui a una dirección en el área japonesa, era la dirección de la casa de Namina. Salí y alquilé una bicicleta, aún iba con las ganas de dormir, y cuando estaba a mitad del camino me di cuenta de que iba en pijama, con pelos de leona y sin lavarme los dientes, es decir, Camellia ni me avisó y por eso el de las bicis me miraba raro¬¬ Volví a casa, los chicos seguían durmiendo y Elía ya había despertado, le quería preparar el desayuno a todos. No saludé ni a Camellia ni a Elía y me fui a mi baño, allí puse mi disco de Bruno Mars en el casete que había y comencé a bailar mientras el agua se calentaba. Me duché rápidamente, me desenredé el pelo y me lavé los dientes, me puse mi pantalón corto de color amarillo y mi top de rayas rosas. Cogí mis deportivas favoritas y ya, tampoco tenía mucha ropa. Cogí de nuevo mi bolsa y mi balón de fútbol y me dirigí hacia la puerta, esta vez si que escuché -¡Hasta luego!- De Camellia. Fui a por la bicicleta y me dirigí, calle arriba, a la casa de los García. Esperé fuera un rato, era una casa enooooorme. La había comprado Sheyla para su "Nueva familia" ya que vivía con ellos y no con su madre o con su padre. Esa casa tenía un campo de fútbol, baloncesto, voley, tenis incluso una piscina climatizada con muchos trampolines y otra cubierta. Estaba decidida a llamar cuando escuché que alguien se tiraba al agua y gritaba: -¡GEROOOOONIMOOOOO!- Reconocí aquella voz, era la de Namina, Sheyla estaba tumbada en una hamaca mientras cogía color y miraba a Namina, tirarse cada vez desde más alto. Llamé a la puerta y allí me recibió una mujer guapísima, pero pintada como una puerta, se hacía llamar Nicole, Nicole García. 

¿Y tu quién eres? -Decía la esbelta mujer, mirándome mal.

Me llamo Hikari Sono, y soy la capitana del equipo de Girls Inazuma Japan, donde se han unido Namina y Sheyla. -Dije yo, con un poco de tono lastimero.

¿Equipo? ¿Perdona? Lo siento pero te has equivocado, mi buñuelín y Sheyla no se han unido a ningún equipo. -Me decía la mujer cerrándome la puerta en las narices¬¬

¿Como que no sabe de que hablo? -Dije yo mientras me acerqué a la valla del jardín.

¡¡¡¡GEROOOOOOOOOONIMOOOOOOO!!!! -Escuché de nuevo.

¿¿Quieres dejar de dar tantas voces?? estoy intentando leer. -Decía Sheyla.

Estaba leyendo la tercera parte de; "El corredor del laberinto". La portada llamaba, pero prefiero leer manga.

¡¡Chicaaaas!! -Gritó la misma voz de la mujer esbelta. ¡Es hora de salir del agua y estudiar! -Continuó diciendo.

Era el momento, volví hacia la puerta y volví a llamar, allí me abrió un niño de cabellera rosa y ojos turquesas.

¿Quién eres? -Dijo él, sonriéndome.

Me llamo Hikari, he venido a ver a tu hermana. -Dije.

Cuando comencé a irme, porque seguro, no iban a llamarles, una pelirroja me dio un abrazó por detrás, yo me giré y le dije que me soltara. 

Hikari: He venido a hablar con vosotras, ¿Podemos entrenar?
Namina: ¿¿Hooooy?? Era día de descanso¬¬ 
Sheyla: Sí, además me tengo que acabar el libro para esta tarde hacer la reseña para mi blog.

Pues nada, no colaba. Me dirigí hacía la salida, cual adornaba una pérgola de flores enoorme... Cuando ya había salido, la esbelta mujer me llamó.

Otra vez, tú... -Decía esa mujer. 
Mis niñas no se han unido a ningún equipo, deja ya de molestarlas¬¬ -Me seguía diciendo.

¡Oka-okasan! (¡Ma-mamá!) En realidad... Watashi... watashi... (yo... yo...) ¡Sumimasen, okasan! (¡Discúlpame mamá!)  Pero sí, me he, nos hemos unido al Girls Inazuma Japan, el equipo femenino de fútbol japonés. -Decía Namina de un golpe.

¡¿Daro?! (¡¿De verdad?!) Nami, Sheyla, ya sabéis todo lo que ha pasado con el fútbol, Nami, tu... Tu padre... -Decía la mujer.

¡Ya lo sé, Okasan, y es por eso que quiero conseguir ser la mejor delantera de Osaka! -Gritaba Namina entre sollozos.

Es decir, que no quieres que Nami y Shey jueguen a fútbol por un familiar... Interesante. Mi madre era una gran cantante, y mi padre pianista profesional, cuando murieron, me mantuve alejada de la música de mil maneras, pero, cuando me mudé con mi tía Asuna a Japón, todo cambió, un cuarto en mi casa, cual estaba cerrado con llave, guardaba un montón de fotos de mis padres, las letras de mi madre y el piano de mi padre, es decir, era como un santuario. Mi tía siempre me mantuvo alejada de ellos. Un día, ella se fue de casa para hacer un recado y cogí la llave de la habitación, entré y allí lo encontré, un piano cual sabía tocar, partituras que sabía leer, letras que sabía entonar. Todo me lo habían dejado mis padres al morir, para que renaciera de tal manera, toda su música, por eso quiero ser Idol y revivir la música de los Sono. -Dije yo seria.

Hikari... -Dijeron Sheyla y Namina al unísono. 

Conque a ti también te pasa algo parecido, y te marcaste una meta para "revivirlos" impresionante... -Me dijo la mujer.

Así es. Por eso creo que deberías dejar a Nami y Shey jugar a fútbol, para revivir recuerdos. -Dije yo.

Está bien, mi buñuelín y Sheyla que jueguen. -Dijo ella satisfecha.

¡¡OLÉ OLÉ!! -Gritó Sheyla, cual la veía más alterada de lo normal.

¡Arigatou Okasan! (¡Gracias mamá!) -Dijo Namina, casi llorando. He conocido a tanta gente en tan poco tiempo, ¡estoy súper feliz! -Continuaba la chica, ya sí, llorando.

Y así fue como, todas juntas volvimos al albergue. Yo en bicicleta y las otras dos andando. (Se cierra el telón y el público aplaude, Hikari llora y oh, que bonito es todo xD)

Bueeeeno, buñuelín... Y esa persona eraa... -Dije yo para chincharle. 
Ooooyeeee... ¡Baka, Hikarii! (¡Idiota Hikarii!) Axel-kun<3 -Dijo ella riéndose.
¿Y tú, Sheyla? -Pregunté.

La chica no me contestaba ya que iba acabando el libro, la dejamos y Nami y yo nos reímos, directamente fuimos al albergue a buscarle habitación a las nuevas y a comer, que tenía hambre.

---Mientras todo eso ocurría---

¡Erik! -Decía una chica de pelo verde.
¡Silvia! -Decía un moreno que acababa de llegar.
¡Erik! ¿Por qué me llamaste tan repentinamente? -Decía Silvia.
Porque... Me han seleccionado para un equipo muy importante estadeounidense. ¿Sabes que fue en lo primero que pensé cuando me dijeron que debía irme? Pensé en ti, Silvia. -Decía el chico colorado.
Va-vaya... No sabía que te importaba tanto. -Decía Silvia.
¿Que no lo sabías? Pues vas a ver lo mucho que me importas. -Dijo el chico, que después de eso, ya había besado a Silvia.

---Mientras tanto...---

Darren: AAAAAARRRRRGGGGGHHHH
Celia: Hola, ¿Que haces forzándote tanto?
Darren: Ho-hola, pues... Como el capitán ya ha conseguido su nueva ST, pensé que yo también debía, pero una propia.
Celia: Pero no hace falta que te fuerces tanto, a ti te sale natural, supongo...
Darren: ¿Co-como? 
Celia: Lo... ¡Lo siento si te he molestado! Hehe...
Darren: No... Tranquila. ¿Por qué ibas tu a molestarme? Eres muy tranquila y todo el mundo te aprecia, no pasa nada.
Celia: ¡Uy! Que me pongo roja n_n Gracias, creo haha^^
Darren: ^^
Celia: Bu-bu-bueno, concéntrate, pero antes para, deberías hidratarte. 
Harley: ¡¡Ehhh Darren!! ¿ya estás ligando, pillín?
Celia: ¿¿COMOOOOO??
Harley: ¡Ups! Naaada(?)
Darren: Bueno Harley, ayúdame...

Cuando acaban de entrenar...

Celia: Muy bien... Darren.
Darren: Gra-gracias. ¡Lo he conseguido!
Celia: Sí... Acercándose más a él.
Harley: Besale estúpido...
Darren: ¡Harley! Mmmmhh...

Darren, siguiendo las indicaciones que le dio Harley besó a Celia, y ella, le siguió el rollo, en realidad le gusta mucho.

Celia: (Darren... ^^)




Hiki-Chan se despide!

No hay comentarios:

Publicar un comentario